martes, 15 de junio de 2010

Hrdayananda Maharaja en Cuba


Acaryadeva en Cuba

Por Iksvaku das –México-

El 2 de Mayo por la tarde arribó a la Habana Cuba Acaryadeva, siendo su primera visita a esta Isla. Su destino previo fueron las Bahamas, donde tuvo también importantes actividades de prédica.

Él y Karanamrta devi, discípula de Prabhupada  quien es una famosa cantante de música devocional y también tuvo algunos programas en Bahamas fueron los últimos en salir y librar el trámite migratorio. Acaryadeva comentó que el oficial de migración le hizo muchísimas preguntas sobre el propósito de su visita a Cuba, esto es común para las personas originarias de Estados Unidos.

Del aeropuerto fuimos a la casa de un devoto local, Janardana das. Él y su madre Cheitanya priya son prácticamente los únicos devotos cubanos iniciados que viven ahí y están haciendo un grandísimo esfuerzo para predicar la conciencia de Krsna.


En su sencillo pero devocional departamento había algunos simpatizantes esperándolo. Después de hablar con ellos y contestar sus preguntas salimos para el hotel Nacional donde permanecería durante su estancia en la Isla.

 En el camino al hotel Acaryadeva notó que la Ciudad está literalmente “invadida” por cientos de letreros haciendo alusión a la revolución cubana, tratando estos de tal vez justificar la gran miseria en la que la mayoría de la gente vive actualmente en la Isla. Es increíble el grado de análisis de Acaryadeva ante cualquier situación, pues yo le comenté que era muy agradable no ver ahí un solo comercial de coca cola o tonterías similares como en los países capitalistas a lo que él me contestó que eso era preferible a vivir en el grado de miseria en que se vive en la Isla actualmente en nombre de la trillada “Revolución”. Comentó que en un sentido la población en Cuba son como niños prisioneros, pues el Gobierno controla una gran parte de sus vidas, incluyendo su ración de alimentos. Es bien difícil conseguir en Cuba alimentos y la mayoría de productos que uno pudiese necesitar, incluso para los turistas, quienes obviamente gozan de una atención muy especial.


En cierto momento yo le manifesté a Acaryadeva mi gran aprecio en la juventud por Ernesto Che Guevara, quien es considerado ahí y en varias partes como un emblema de un revolucionario noble; sin embargo Acaryadeva comentó que desgraciadamente sus ideales estaban basados en seguir el modelo de un gran genocida como Stalin, quien en nombre de bienestar común asesinó a miles y miles de personas. Este penetrante comentario de Acaryadeva cambió radicalmente mi percepción sobre el asunto.




El lunes 3 de mayo Acaryadeva atendió en el Hotel a unas personas que venían de la Ciudad de Matanzas y quienes mostraron un grandísimo aprecio por Acaryadeva aunque no lo conocían personalmente. Estuvieron muy complacidos con la compañía de Acaryadeva y lo invitaron al siguiente día a un programa a Matanzas.

Acaryadeva con su trascendental humor se rió  cuando se refirieron a un chotamini carro que vieron en la calle como a una “Hummer Cubana”  y a un rustiquísimo tren que circulaba tal vez a 30 kilometros por hora como al “tren bala cubano”.

El martes 4 de mayo Acaryadeva tuvo dos interesantes programas, uno fue en el ISA –Instituto Superior de Arte – en la Habana, donde platicó con varios académicos antes de la conferencia, durante la cual  habló también un poco acerca del arte y la música con un enfoque muy trascendental y donde enfatizó sobre la importancia de investigar acerca de la espiritualidad. Hubo preguntas muy interesantes de los jóvenes participantes.


Inmediatamente terminando el programa en el ISA, salimos para el siguiente programa en Matanzas a aproximadamente dos horas manejando desde la Habana; ahí Acaryadeva dirigió un bello kirtana. La conferencia fue muy interesante y directa sobre los principios de la Conciencia de Krsna. Luego de la conferencia fuimos a una casa antigua y sencilla donde las personas locales habían preparado con  gran esfuerzo un refrigerio para Acaryadeva y los visitantes reunidos.





Acaryadeva estuvo platicando con decenas de personas que le hacían más y más preguntas sobre la vida espiritual y quienes al final manifestaron su sincero agradecimiento por tan especial visita y le preguntaban una y otra vez cuando regresaría. Cuando Acaryadeva se pudo “escapar” regresamos al hotel en la Habana casi a medianoche.



El Jueves Acaryadeva dio una muy académica conferencia en la catedral episcopal de la Habana donde con su muy peculiar estilo habló entre varios otros temas acerca de la historia del desarrollo del pensamiento filosófico de la India.

Al otro día muy temprano salió al aeropuerto hacía su siguiente dharma ksetra: Cancún México después de haber dad  genuina iluminación y esperanza a decenas de almas piadosas en la isla de Cuba.