miércoles, 10 de junio de 2009

Vrndavana - El Bosque Especial

Vrndavana - El Bosque Especial

Doce bosques principales conforman el escenario para el juego divino de los pasatiempos trascendentales de Radha y Krsna. Cinco bosques adornan la orilla oriental del río Yamuna: Bhadravana, Bhandiravana, Bilvavana, Lohavana y Mahavana. En estos bosques, el Señor Baladeva es la Deidad regente y la personalidad más prominente en los pasatiempos. Srimati Radhika y Sri Krsna imperan sobre los siete bosques que adornan la ribera occidental del Yamuna: Bahulavana, Kamyavana, Khadiravana, Kumudavana, Talavana y Vrndavana.
“Sri Krsna dijo: ‘La dulce miel fragante que rezuma de los brotes de mango recién salidos, atrae continuamente a grupos de abejorros, y este bosque tiembla por las suaves brisas de las Colinas Himalaya, llenas de árboles de sándalo. Así pues, el bosque de Vrndavana aumenta Mi placer trascendental’.”(Vidagdha-
madhava 1.23)
“En Vraja, la tierra se divide en varios vanas (bosques). Los bosques suman doce en total, y su extensión aproximada es de ochenta y cuatro krosas (168 millas). De éstos, el bosque especial llamado Vrndavana, abarca desde la actual ciudad municipal de Vrndavana al pueblo llamado Nanda-grama”. (CC Madhya 21.29p)
En conjunto, los doce bosques se llaman Vrndavana, pero se debe entender que uno de estos doce bosques, el más prominente y auspicioso, se llama específicamente Vrndavana. “Oh tierra santa” -dijo Sri Krsna. “Este duodécimo bosque de Vrndavana es el destructor de todos los vicios y está protegido por Vrnda-devi. Es ciertamente Mi bosque favorito. Aquí realizaré pasatiempos con Mis gopas y gopis en los hermosos lugares que están allende el alcance de los semidioses”(VP)
Srila Visvanatha Cakravarti Thakura explica de que manera el bosque de Vrndavana agrada todos los sentidos trascendentales del Señor Sri Govinda. “El Señor Krsna vio que el bosque de Vrndavana estaba brindando placer a los cinco sentidos. Las abejas, aves y animales producían sonidos encantadores que traían un dulce placer a los oídos. El viento prestaba un fiel servicio al Señor, soplando por todo el bosque, portando la fresca humedad de un lago trascendental, dando de ese modo placer al sentido del tacto. Por la dulzura de la brisa, hasta el sentido del gusto era estimulado y la fragancia de las flores de loto traía placer a las fosas nasales; todo el bosque estaba dotado de belleza celestial, la cual concedía bienaventuranza espiritual a los ojos”. (SB 10.15.3p.) Sri Krsna Se decora a Sí Mismo con hojas, plumas de pavo real, minerales de color y tilaka atractivo, tomado del rico bosque mineral.

No hay comentarios: