domingo, 8 de febrero de 2009

¿Un Templo con Bhakti-vriksha, o un Bhakti-vriksha con Templo(s)?

¿Un Templo con Bhakti-vriksha, o un Bhakti-vriksha con Templo(s)?

Por: Kaunteya das

Un amigo enfatizó los siguientes puntos, lo cual encontré estimulante. Los hablo aquí, invitando a otros a compartir sus dudas, visiones, experiencias, ideas y prescripciones.

“Mi observación del BV (Bhakti-vriksha) y tratando de implementarlo, es que es frecuentemente una iniciativa separada del templo y sus programas. Esto se convierte en otro programa que tiene que competir por recursos e ideas, más que volverse la nueva estructura estrátegica organizacional para el yatra… Esto requiere la reducción de programas y la construcción del enfoque celular como la base para todo”.

Encuentro esta meditación intrigante y urgente para la visión a largo plazo de cómo nuestro movimiento debe desarrollarse.

Históricamente, Iskcon en el Oeste empezó pequeño. No me estoy refiriendo específicamente a Srila Prabhupada (un éjercito de uno)————llegando y obteniendo un punto de apoyo en los Estados Unidos.. Estoy pensando en las dinámicas de los primeros templos: pequeños e íntimos, como en familia, y los cuales después de un corto período de unos pocos meses se “multiplicarían”: unos pocos devotos de un centro empacarían sus bolsos y se moverían a otra ciudad para empezar un nuevo templo.

Esta dinámica original de expansión permanece en el proceso de expansión de grupos celulares( o Bhakti-vrikshas, en nuestra terminología). La diferencia es que la división y el doblaje en el sistema celular (la multiplicación) mayormente sucede en la misma ciudad, mientras que en la infancia de Iskcon esto pasaría de una ciudad a otra.

Srila Prabhupada dió claras direcciones de cómo abrir un templo durante una clase en el templo de Los Angeles, el cual fue previamente usado como una iglesia:

“Estoy muy complacido de que estás adorando la Deidad muy bien, suntuosamente. Aunque en India encontrarás que hay tantos templos. Por supuesto, esto requiere de energía. De otra manera aquí también, hay tantas iglesias. Ahora ellas están siendo cerradas. Esta iglesia, esta era una iglesia. Ahora está cerrada. No había clientes. Y ahora está llena. ¿Por qué? La misma iglesia, los mismos hombres, el mismo sitio. Esto se debe al conocimiento real. Si vas a continuar simplemente abriendo centros, si no hay conocimiento entonces esto se volverá nuevamente una iglesia cerrada algún día. Asique no hagas eso. Antes de abrir un centro debes tener un pujari perfecto, devotos perfectos. No perfectos; al menos aquellos quienes estan dispuestos a serlo. Entonces abren. De lo contrario, simplemente canta.”

Lectura del Srimad Bhagavatan 6.1.42

Los Angeles, 23 de Julio de 1975

Asique, primero que todo, aparentemente, Srila Prabhupada estaba hablando acerca del establecimiento que incluye Adoración regular de la Deidad, no solo un centro de prédica.. Segundo él instruyó abrir el templo *después* de tener devotos. Leí en esta instrucción que la congregación, la comunidad de adoradores, deberían venir antes del establecimiento del templo, la construcción del templo y programas una manifestación de sus deseos y necesidad de congregarse, adorar a la “Deidad muy bien, suntuosamente.”

Actualmente esto tiene un montón de sentido: una comunidad de devotos ( “aquellos quienes están dispuestos a volverse perfectos”), deciden que desean actualizar su servicio para incluir la adoración de la Deidad elaborada, que ellos quieren tener un espacio común grande para la adoración. Ellos unen su capacidad financiera y manifiestan el templo.

Aunque, uno podría preguntarse, ¿cómo crecerá la comunidad y llegará al punto de ser capaz de abrir y mantener un templo *sin* tener un templo en primer lugar?

Esta pregunta podría ser contestada con otra pregunta:

¿Cómo crecería la comunidad si, en ves de poner energía en la construcción de la congregación, invertimos todo nuestro tiempo y dinero en abrir y hacer funcionar un templo?

En otras palabras- y habiendo visto que esto sucede- cuando el templo se está abriendo (o construyendo, en algunos casos incluso alquilando) se da prioridad cronológica al desarrollo de la congregación, lo qué puede pasar es que todos estos esfuerzos se enfocan en mantener el templo abierto y funcionando, todo el tiempo es invertido en colectar fondos y en la adoración de la Deidad, y como resultado los residentes del templo no tienen ni tiempo ni energía para cultivar a los seres humanos locales quienes podrían volverse devotos.

El desarrollo de la congregación no depende del establecimiento de un templo primero-y tener el templo primero podría frecuentemente ser un obstáculo para el desarrollo de la congregación. La congregación puede ser desarrollada cuando la gente está cultivada de una manera personal e individual (en pequeños grupos) y cuando ellos están inspirados y empoderados para replicar lo ya establecido tomando la responsabilidad de volverse puntos referentes para otros buscadores. En otras palabras, la propuesta de las celulas: un grupo practica y crece su fe y gusto espiritual, su visión y compasión, su sentido de deber hacia la misión, y el mecanismo deberá estar en lugar de expandir el número de grupos para mantenerlos cercanos y permitir una expansión de liderazgo. La estructura deberá, por supuesto, ser cuidadosamente monitoreada y supervisada para la optimización de la pureza, cuidado, calidad y realización misionera.

Una comunidad de predicadores congregacionales activos puede penetrar en la sociedad y crecer en proporciones masivas incluso antes del establecimiento de una locación oficial para reunirse y adorar.

Un tema clave es la visión que tenemos de los candidatos para la comunidad. ¿Vemos a las personas nuevas simplemente como donadores potenciales ( vacas lecheras) o como misioneros potenciales? Srila Prabhupada escribió: “Estamos más interesados en miembros predicadores que en los miembros dormidos” (Carta de Septiembre 1955).

Los templos tienen un lugar importante en el Movimiento del Señor Caitanya; pero ellos deben ser manifestaciones sostenidas por la devoción de practicantes de comunidades activas, no como prerequisitos imaginarios para predicar, como paradójicamente intentos auto-frustrados de expansión.

Frecuentemente esto es más de una dependencia psicológica sobre “la construcción”, la noción errónea de que teniendo asegurado un lugar

( cuatro paredes y un techo) corresponde a tener establecida la Conciencia de Krishna en una ciudad.

Conciencia de Krishna está en los corazones de aquellos que la práctican, y el poder de expansión está con los predicadores madhyam-adhikari. Sin esa presencia, la construcción puede volverse una cáscara vacía, díficil de mantener e inatractiva para el público. La vibración de amor en sadhu-sanga, la claridad transformacional de Krishna-katha, la alegría del canto congregacional, el refugio y la purificación de la japa, y la emoción del espíritu misionero que son ingredientes infalibles de expansión. Cuando estos elementos son encendidos, activados en la escena Bhakti-vriksha, las vidas cambiarán, las mentes se iluminarán, la energía brotará como el fuego en la madera. Luego esto será un asunto de dirigirse a ver que tales grupos están protegidos y monitoreados en una estructura organizacional.

Dicha estructura ( cuando espiritual, saludable y apropiadamente supervisada) tiene el poder (espiritual y ecónomico) para establecer no uno, sino muchos templos, muchos centros para reuniones grandes y asambleas. Así, un Programa Bhakti-vriksha, cuando está desarrollado apropiadamente, puede ser la fuente de templos; aunque un templo sin un plan claro para el cultivo, cuidado y empoderamiento de su constitución ( a través de pequeños, cohesivos, activos y grupos predicadores) podría terminar “como la carga de una bestia o como mantener a una vaca que no tiene la capacidad de dar leche” (SB 11. 11. 18).

No hay comentarios: