Tolerancia

Por Bhaktin Sara Bock

Hare Krishna.

Visité el Museo de la Tolerancia algunas semanas atrás (una excursión a la que fuimos con mi lugar de trabajo). Las lecciones enseñadas fueron valiosas y llegaron a el corazón. El Museo mostró ejemplos en la historia en las cuales las distinciones corporales exteriores como la raza, religión, género, cultura, y desventajas convertidas de unas personas contra otras, como en el holocausto y la segregación en América.

La vida espiritual es una solución para tales problemas, porque la meta real de la vida espiritual es volverse libre de las designaciones corporales- a no vernos unos a otros como negro, blanco, masculino, cristiano, hindú, maestro, abogado, etc. sino ver la esencia de cada persona como un alma espiritual.

La parte triste, y una de las partes más tristes del museo para mí, fue cuando las personas usaron la religión para volverse unos contra otros o segregarse, cuando actualmente religión significa unirnos juntos al servicio del Señor.

Un muchacho afroamericano en un video estuvo pidiéndole a un sacerdote caucasiano para orar juntos con él y el sacerdote dijo que Dios no escucha sus plegarias por el color de su piel. Esto iba en el nombre de la religión.

Un segmento de un video me conmovió ya que hablaba más acerca de los peligros de “nosotros contra ellos” la mentalidad en la religión o en cualquier situación. Nosotros venimos a identificarnos a nosotros mismos con un grupo, y a comenzar pensando en nosotros mismos como superiores de alguna manera, y a hacer generalizaciones tanto acerca de nosotros mismos como miembros de un grupo, y acerca de los que no forman parte de él.

Ahora sé que las escrituras dicen que no hay que asociarse con personas materialistas, y que hay que asociarse con devotos. Sé por mi experiencia personal que la asociación íntima con aquellos que no están interesados en asuntos espirituales nos puede llevar por mal camino cuando uno está espiritualmente débil. Sin embargo, pienso que también es importante no tomarlo a la extrema y quedar atrapados en devotos vs. mentalidad karmi y la gente etiquetada en un grupo.

Es difícil conocer el corazón de otra persona, y saber quién es devoto y quién es karmi. Algunos devotos del Señor pueden realizar su adoración en privado y realizar sus actos de bondad hacia otros no reconocidos. Algunos karmis pueden usar la religión como un pretexto para cumplir sus deseos materialistas. Es una situación difícil, y parece importante el estar cansados de agrupar al mundo exterior en un gran grupo llamado karmis, cuando sé al menos por mí, que hay todavía un montón de karmi en mi! (karmi significa aquel que quiere disfrutar de los resultados de su trabajo, devoto es aquel que trabaja para el placer del Señor).

He juzgado mal a la gente muchas veces antes, y al conocerlos descubrí que ellos eran muy dedicados en su propia manera a Dios, haciendo lo mejor que ellos pueden para servirlo a él de la forma en que lo conocen. Por trabajar en el mundo externo he encontrado personas de varias religiones que están tratando de trabajar para Dios como ellos lo conocen. El Museo me dejó pensando en estos puntos.

El Museo también mostró el poder de la distribución de la literatura. Adolf Hitler trató de expandir su teoría sobre la supremacía blanca por algún tiempo, pero con la distribución de la literatura, él y los Nazis fueron finalmente capaces de llegar realmente y convencer a muchas personas. Ellos expandieron sus visiones “en cada pueblo y aldea” (perdón por la analogía- no es algo bueno comparado a la Misión de sankirtana del Señor Caitanya) con propaganda masiva y literatura- libros y panfletos.

También, el poder del lavado de cerebros fue impresionante. Los nazis estaban tan convencidos de que ellos estaban en una Misión para hacer el mayor bien para la humanidad extinguiendo ciertas razas. Incluso los niños estaban uniéndose y formando parte de esta misión. Parece importante nunca seguir algo a ciegas, sino siempre tomar refugio de nuestro Dios que también nos ha dado la inteligencia, y analizar cada situación y no quedar atrapados en grupo pensando, sino realmente ver qué es lo apropiado por hacer, o en nuestra situación, la mejor manera en que podemos cada uno servir a Dios o Krishna.

Krishna está en nuestros corazones, y él puede guiarnos, tanto desde el interior, y desde afuera con la ayuda de personas santas y maestros. Somos cada uno individuos únicos, con talentos y regalos dados por Krishna mismo, y hay muchas maneras de usar esos talentos para propagar la Misión de Sankirtana y el Santo Nombre. La Conciencia de Krishna no es limitada.

En conclusión, el Museo fue muy estimulante- si alguien vive en Los Ángeles, le recomiendo visitarlo. Es un ejemplo de la mejor educación con las manos exhibidas, tecnología moderna, y guías turísticas a lo largo del camino. Podemos aprender de la historia y tratar de ver a cada persona como una persona única, y no como mexicano, mujer, musulmán, devoto, karmi, maniacodepresivo, callejero, etc. Dentro de cada uno de esos cuerpos se encuentra una persona, un individuo lleno de potencial, así como tú y yo, para estar al servicio de Krishna.

Hare Krishna.


original de www.namahatta.org