lunes, 2 de junio de 2008

La verdad sobre la situacion de ISKCON-Costa Rica

Todas las glorias a Sri Sri Guru-Gauranga!

Respetados Maharajas, Prabhus y Madres:

Por favor acepten mis humildes reverencias. Todas las glorias a Srila Prabhupada. A solicitud de los GBC´s y devotos tanto de Costa Rica como de otros países, procedo a hacer mi declaración sobre la situación actual así como una reseña histórica y mención sobre las identidades de quienes están involucrados directa o indirectamente en los dos bandos en disputa.

Yo, Govardhandhari das brahmacari, soy miembro activo de ISKCON desde el año 1986. Ingresé al yatra de ISKCON-Costa Rica en la época que existía un templo en Barrio Aranjuez, San José de Costa Rica, un año antes que se iniciara el proyecto agrícola llamado Nueva Goloka Vrndavan, localizado en Paraíso de Cartago y ahora en disputa. Por antigüedad conozco perfectamente todos los eventos acontecidos en calidad de testigo presencial, conozco también a todos los actores involucrados siendo más antiguo dentro de ISKCON que la mayoría de ellos, y también conozco o tengo amplia información sobre otras personas que aprovechando los problemas locales resultantes, están interviniendo con propósitos personales de diferente índole. Por lo tanto, tengo el derecho y poder de manifestarme con veracidad al respecto.

El templo de Barrio Aranjuez fue cerrado en abril de 1987, trasladándonos definitivamente a la finca Nueva Goloka Vrndavan, en Paraíso de Cartago; otra provincia de Costa Rica; en aquel entonces el lugar donde está la finca era semi-rural, entre dos ciudades (Cartago y Paraíso); habían pocos vecinos en el área, a lo lejos.

La finca era propiedad de Madre Radha-Govinda devi dasi, en ese entonces discípula iniciada de quien se llamó Bhakti Abhay Caran Swami (ahora Sri Padambuja Prabhu). Ella era dueña también del inmueble donde estaba el templo de Barrio Aranjuez, y accedió a que el templo se trasladara a su finca. La finca era patrimonio de la familia de Madre Radha-Govinda desde mucho tiempo antes. En ese momento ocupamos la finca sin que se efectuara ninguna donación de las tierras, todo pertenecía a Madre Radha-Govinda quien continuó patrocinando el mantenimiento de la finca, peones, gastos del templo, etc., por algunos años. La autoridad espiritual en la finca era Bhakti Abhay Caran Swami, quien estaba conformando su grupo de discípulos; y el GBC recién nombrado era S.S. Guru Prasad Swami, en sustitución de S.S. Pancadravida Swami que acababa de abandonar ISKCON. Guru Prasad Swami, aunque era nuevo en el cargo administrativo de GBC, conocía desde la primera etapa de los años setenta perfectamente los países de Centroamérica debido a que fue Costa Rica el primer templo al cual ingresó como devoto y formó parte del grupo de devotos pioneros de la prédica de conciencia de Krishna en la región que tuvieron como base Costa Rica. Su primera visita a Nueva Goloka Vrndavan fue en la tercera semana de mayo de 1987; a partir de ese momento acostumbró visitar Costa Rica al menos tres veces cada año. Su participación en asuntos locales de ISKCON por ese entonces fue poco relevante debido a que todo estaba organizado por el líder local asistido por sus seguidores; quienes practicaban una modalidad poco hospitalaria de atención a las autoridades, discípulos de Srila Prabhupada y de otros gurus que visitaban Costa Rica. De esa forma el proyecto Nueva Goloka Vrndavan fue tomando una tónica sectaria poco común dentro de ISKCON y nada sana para el avance espiritual de los miembros. El grupo fue creciendo, si bien en su mayoría eran extranjeros procedentes de otros países de Latinoamérica con problemas políticos, económicos; eran personas simples de origen muy humilde y con poca educación académica, salvo en algunos casos.

El comportamiento de ellos lamentablemente se fue perfilando hacia el fanatismo ciego y poco respetuoso, dando una fama poco atractiva al yatra.

Unos años después, las hermosas deidades de Sri Sri Nitai-Gaurasundara fueron instaladas en la finca, y hubo programas de nama-hatta, harinam, impresión y distribución de libros, gurukula, food for life, entre otros. La finca tenía un hato de vacas propiedad de Madre Radha-Govinda; y las tierras fueron cultivadas intermitentemente. Madre Radha-Govinda finalmente efectuó la donación de la finca a nombre de Bhakti Abhay Caran Swami en su calidad de líder local, quien a su vez no registró las tierras a nombre de ISKCON.

Una vez efectuada la donación, el comportamiento de los residentes hacia la devota donante cambió y se le dio un trato poco amistoso que no motivó su permanencia en ISKCON.

En octubre de 1999 se hizo del conocimiento público las actividades que provocaron la salida del líder local del país, su abandono del ashram de sannyasa y puesto de guru; todo esto creo una conmoción terrible en los devotos y el entusiasmo se fue perdiendo poco a poco, también la fe, etc. Lamentablemente esa comunidad había sido conducida hacia un sectarismo ofensivo y no estaban preparados para aceptar ninguna autoridad ni ayuda de liderazgo espiritual de ISKCON en ausencia de su anterior maestro. En ese momento el GBC local, Guru Prasad Swami se acercó mucho a ellos de manera muy amistosa y colaboradora, visitando con mas frecuencia Costa Rica, permaneció mas días durante cada visita e incluso financió los viajes de otros gurus y devotos mayores para entusiasmar a los miembros del yatra. Así tuvimos el honor de recibir a S.S. Bhakti Bhushan Swami, S.S. Prabhavisnu Swami, S.S. Bhakti Tirtha Swami, S.G. Jagat-Caksur P. y otros más; S.S.

Hrdayananda Das Goswami y S.S. Rtadwaya Maharaja también acudieron a la finca pocos días antes de hacerse pública la penosa noticia, para apoyar el yatra en el difícil trance que se aproximaba, y era ya de su conocimiento. Se extendieron muchas otras invitaciones pero por distintos aspectos no pudieron asistir. En calidad de secretario y sirviente de Guru Prasad Swami, recuerdo que invitamos nuevamente a S.S. Hrdayananda Das Goswami pero no ha podido volver aun, S.S. Jayapataka Swami también fue invitado en más de una oportunidad. El yatra de Costa Rica ya no estaba aislado como algunos aseguran sin pruebas, ni desatendido, había mucho interés en proteger el futuro espiritual de los devotos que perdieron el guru. Algunos de ellos decidieron tomar refugio dentro de ISKCON formalmente, otros regresaron a sus actividades anteriores (religiosas o de gratificación material) y otros se mantuvieron al margen. La finca poco a poco se fue despoblando y surgió de distintas formas la ambición en ellos por poseer parte de las tierras como proyecto personal independiente de ISKCON. En ese lapso de tiempo sucedieron cosas penosas como casos de intoxicación e incumplimiento de los principios regulativos dentro de la finca, ofensas a vaisnavas de todo tipo, cada vez menos participación en los programas, los estándares bajaron y se empezó a dar un vínculo cercano con otros grupos de vaisnavas ajenos a ISKCON, que mostrándose amistosos tenían otra clase de intereses.

La finca fue entregada por Sri Padambuja P. y su representante local Yamuna-jivana P., libres de coacción a Guru Prasad Swami en nombre de ISKCON como GBC, debido a que ISKCON no estaba inscrito legalmente en Costa Rica. Fue entonces cuando Guru Prasad Swami tuvo que enfrentar juicios legales por parte de ex-devotos que reclamaban indemnizaciones monetarias por asuntos escandalosos del pasado que no estaban relacionados con él en absoluto; también tuvo que cubrir gastos legales-administrativos, debido a que los residentes no se esforzaron por hacer que las tierras produjeran y así honrar cualquier gasto interno. De manera evidente, la ambición los contaminó y fijaron su interés en obtener parte de los terrenos con proyectos totalmente utópicos, muy alejados de su realidad material; simplemente hacían idealistas propuestas sin financiamiento. Por esa época, desinteresados en resguardar la finca y sus valores, entregaron el hato de 25 vacas al “cuidado” de un desconocido que resultó ser un comerciante de vacas a mataderos y carnicerías de la región, eso demostró el poco interés que tenían en la propiedad de Srila Prabhupada y su bajo nivel de conciencia espiritual.

Desde esa fecha y hasta hoy, cualquiera que visite la finca puede ver el descuido por todas partes con la hierba extremadamente crecida, cercas caídas y ningún cultivo de la tierra por parte de los residentes.

Todo el proyecto empezó a venirse abajo de manera palpable y las reacciones por el abominable desenlace de las vacas de las deidades se hicieron sentir gravemente. De ahí en adelante todo fue mas difícil, y los residentes se contaminaron cada vez más con deseos de propiedad sin mostrar gran interés al aspecto devocional de la finca. La consigna fue “tierras por servicio prestado”, un trueque nunca visto en nuestra línea devocional, algo nunca mencionado por Srila Prabhupada ni ningún acarya del pasado, algo totalmente fuera de lugar. Cabe mencionar que en una oportunidad Devaratha das, aun residente; utilizando sin autorización del GBC un poder generalísimo sin límite de suma que se le había confiado específicamente para asuntos legales referentes a juicios, inscribió un proyecto de urbanización que abarcaba la finca, donde todos ellos tenían terrenos y casas bien ubicadas, pero no se ofrecía un sitio digno para templo de las deidades; afortunadamente descubrimos el mencionado proyecto a tiempo y se hicieron las debidas cancelaciones tanto del proyecto como del poder legal. De ese hecho se pueden aportar pruebas legales conservadas en el Registro Píblico de la Propiedad, si alguien las quisiera ver. No se procedió legalmente contra Devaratha das, aun cuando se podría haber actuado.

Ese incidente permitió contemplar cuáles eran las intenciones, y falta de escrúpulos con que se estaba procediendo. Paralelo a esto las visitas y vínculos con miembros de otra misión fueron más frecuentes y con el tiempo se efectuaron reiniciaciones secretas que fueron negadas cuando se consultó al respecto, aunque hoy en día son aceptadas por ellos mismos. Se fue perdiendo todo respeto hacia ISKCON: devotos locales de ISKCON, líderes institucionales, gurus, etc; los desafíos y rebeldías fueron claras y en aumento. Doy testimonio de haber recibido llamadas telefónicas anónimas desde teléfonos públicos cercanos a la finca amenazando de muerte a Guru Prasad Swami, Bhakti Bhushan Swami y P. Manonath, pero refiriéndose a ellos de manera despectiva por sus nacionalidades; de esa manera me anunciaban una posible golpiza por no apoyarlos.

Los residentes de la finca por muchos años no pagaron regularmente los alquileres y actuaban antojadizamente, aun sabiendo que de ese ingreso dependía la atención de las deidades. Con mucha preocupación por el futuro de la propiedad y tratando de proteger los intereses de Srila Prabhupada, se organizó el aspecto legal de inquilinato con contratos para cada una de las cuatro familias ocupantes, esto provocó tiempo después en ellos un gran temor de desalojo. Lejos de mejorar su conducta y arrepentirse por sus faltas, iniciaron intercambios ofensivos-injuriosos, y en octubre del 2006, Yadu Prabhu desde India envió su primer comunicado a Guru Prasad Swami a partir de informaciones que los miembros de la finca le hicieron llegar asegurando que la finca había sido puesta a la venta en un periódico nacional, cosa totalmente falsa que nunca han podido respaldar con pruebas. En ese momento y a raíz de esa infamia se inicia un grave capítulo de ofensas utilizando el Internet. Yadu P., quien nunca tuvo vínculo con Nueva Goloka Vrndavan, pues salió de Costa Rica al final de los años setenta, emergió de la nada sorpresivamente representándolos con reclamos variados que hace llegar a cientos de correos electrónicos de devotos ajenos a la situación, quienes se sienten molestos por esos envíos y la tónica ofensiva de los mismos. Otros devotos que en el pasado fueron miembros de ISKCON conforman ese pequeño grupo de apoyo a Yadu P. Podríamos decir que casi en su totalidad son ex-miembros de ISKCON; no costarricenses; quienes no tienen o tuvieron prácticamente nunca vínculo con ISKCON-Costa Rica, menos aun con Nueva Goloka Vrndavan; ellos conservan sentimientos negativos contra líderes o devotos de ISKCON; algunos de ellos forman parte de otras misiones vaisnavas y otros practican distinta fe religiosa sin seguir los cuatro principios regulativos como base. Pero los une el resentimiento contra ISKCON y deseos de formar parte de un “proyecto de tierras” en Nueva Goloka Vrndavan. Así el nímero de ambiciosos beneficiarios de los terrenos de ISKCON creció. ¿Cómo se puede dar crédito o atención a una querella levantada sobre una mentira, sostenida por el resentimiento y para beneficio de personas ajenas a ISKCON, al vaisnavismo y al progreso del yatra de Costa Rica? En el 2007 crearon una página en Internet donde evacuan sus argumentos con lenguaje ofensivo, señalamientos groseros, tergiversación de la real historia; todo ese material sin el respaldo de una firma responsable. Uno de los muchos puntos totalmente cuestionables en esa página es el uso de una larga lista de nombres en contra de la supuesta venta de la finca (única oportunidad en que aparecen nombres visibles), pero la gran mayoría de esos nombres corresponden a miembros de otras misiones devocionales, ex-miembros de ISKCON o personas desconocidas que no tienen ninguna relación o nunca visitaron la finca; también se encontraron firmantes menores de edad, niños muy pequeños. Como gran sorpresa al preguntar a varios de los citados firmantes, manifestaron no tener vínculo con el asunto ni haber sido consultados sobre esa adhesión. En algunas oportunidades mencionaron estar respaldados por Sri Padambuja P., inicial director de la finca, pero cuando le consulté acerca del tema en febrero del 2008, desmintió enfáticamente el hecho y más bien reiteró su profundo malestar contra esas acciones, apoyando así la gestión hecha por los GBCs; caso similar sucede con M. Radha-Govinda quien si bien no participa en la disputa, tampoco los apoya. M.Lila-Shakti, otra de las donadoras originales de la finca también protestó por escrito contra el uso de su nombre sin permiso para apoyar las ofensas de esas personas y sus propósitos. Podría citar con facilidad muchos desaciertos más y fraudes en toda la mecánica-logística, ofensiva o defensiva que emplean, de manera que cualquiera que indague el tema entenderá todo el trasfondo y con ello desestimará prestar atención.

Mientras las ofensas e injurias iban y venían, los residentes de la finca no se ocupaban de la atención de las deidades, más bien eran adoradas por devotos de congregación discípulos de S.S. Guru Prasad Swami quienes con toda lógica y derecho se sintieron indignados por tanta maldad y poca demostración de amor a Sus Señorías; entonces en protesta, pensando en la protección de las deidades y por comodidad decidieron trasladarlas a otro lugar más seguro; esa acción originó una nueva disputa legal que trascendió a los medios de comunicación nacionales por lo cual las deidades tuvieron que permanecer en incógnito algún tiempo, pero cumpliendo todos los estándares de adoración y festividades. Finalmente al obtener el beneficio de las autoridades judiciales costarricenses, las deidades fueron expuestas públicamente en un centro de prédica, en San Pedro de Montes de Oca, San José, cerca de la Universidad de Costa Rica.

Acudir a los medios de comunicación para desatar un terrible escándalo fue una pésima muestra de aprecio, amor o respeto a la obra de Srila Prabhupada; muy irresponsablemente hicieron trascender mentiras, reclamos, nombres de nuestros líderes, etc.; dando sus versiones personales para contaminar la mente de la población en general. ¿Qué beneficio o logro podría derivarse en sentido positivo de un acto calumnioso que colabore con la prédica? ¿Había necesidad alguna de ensuciar la imagen de ISKCON, el movimiento de Caitanya Mahaprabhu públicamente? ¿Cómo podrían llamarse miembros de ISKCON, vivir o pretender permanecer en la propiedad de ISKCON personas que no se conforman con causar tantos problemas internos en la sociedad de devotos, y ahora promueven el desprestigio público de ISKCON? En verdad, esa vergonzosa acción mostró a los sorprendidos espectadores las malas intenciones y falta de escrúpulos de ese grupo; y ante los devotos demostró nuevamente la calidad de sentimientos, resentimientos y maldad que mueve sus propósitos.

Durante el período que permanecieron escondidas las deidades, tanto los residentes de la finca como otras personas ajenas al asunto desde el extranjero y con escasa información crearon intencionalmente gran despliegue de confusión induciendo a la idea que las deidades habían sido destruidas, quebradas. Luego de Su reaparición pública, más inconformes aun, esas personas drenaron su amargura haciendo creer que las deidades fueron cambiadas por otras parecidas; toda esa infamia sin lógica fue “respaldada” con un juego de montaje fotográfico; nada digno de credibilidad.

El proyecto Nueva Goloka Vrndavan en la actualidad es lamentablemente una finca en abandono; atravesada por una débil corriente de agua contaminada (no llamada riachuelo) no apta para uso doméstico o agricultura; poblada por cuatro familias y otras personas invitadas por ellos para ampliar su grupo esperando obtener parte de las tierras a futuro. Ahí se quebrantan los principios regulativos básicos y no se sigue sadhana desde tiempo atrás; pero, ¿qué están haciendo ellos por el desarrollo de la finca y la conciencia de Krishna ahora mismo?

En febrero del 2008, un renombrado astrólogo de Mayapur dictaminó en base al plano catastrado de esa propiedad y utilizando la antigua ciencia del Vastu-sastra, que precisamente el área donde se ubicaban las actividades principales: templo, ashram, cocina, gurukula, salón de reuniones, etc., al encontrarse en una especie de foso y con puntos cardinales en condición negativa, es propicia únicamente para cementerio o crematorio, debido a que quienes permanezcan ahí nunca obtendrán éxito en sus objetivos, riñendo siempre y perdiendo la energía; tal es la naturaleza de un cementerio. Por ese motivo a pesar de tantos esfuerzos realizados en el pasado, nunca se pudo mantener un constante buen nivel en los planteamientos efectuados; más bien siempre se percibió una vibración muy extraña. A diferencia de los primeros días de Nueva Goloka Vrndavan, en 1987, cuando era zona semi-rural y apacible; ahora es zona urbana, ruidosa. Y el esperado hospital que se iba a construir en las cercanías fue trasladado a otra parte de la región.

Hasta el momento actual las disputas pretendiendo adueñarse indebidamente de la propiedad de ISKCON en Costa Rica continúan, pero el derecho, la lógica, etiqueta vaisnava y deseo de servir a Srila Prabhupada y a Sus Señorias Nitai-Gaurasundara favorece a los GBCs y a los verdaderos miembros de ISKCON.

Siguiendo las recomendaciones de los abogados que están a cargo de este caso, los GBCs no dieron ninguna explicación o respuesta pública mientras eran atacados con voluminosos escritos difundidos por Internet, pero el período de espera terminó y tanto ellos como otros devotos y yo, estamos dando nuestras versiones sobre los hechos acontecidos. En ese tiempo de espera es posible que la opinión pública interpretara algún temor a enfrentarlos, ausencia de razón o que no existía ningún grupo local de devotos de ISKCON confrontando al otro bando; pero no es así.

Toda la congregación de devotos de ISKCON-Costa Rica está en completo desacuerdo con la permanencia de esas personas en Nueva Goloka Vrndavan, así como con todas sus motivaciones, propósitos y mecanismos utilizados; esto puede comprobarse visitando la página oficial de ISKCON-Costa Rica donde se encuentra la opinión escrita de algunos miembros del yatra. (http://iskconcostarica.wordpress.com/)

El yatra de ISKCON-Costa Rica en la actualidad está en proceso reconstructivo pero muy fortalecido luego de la destrucción provocada a lo largo de años por parte del grupo conflictivo, quienes realmente no son miembros de ISKCON ahora por comportamiento y adhesión. En el centro de prédica de San José, donde presiden Sus Señorías, se disfruta un ambiente limpio, armonioso y de hermandad total, con seguridad el lado positivo de todo este conflicto es un replanteo interno del yatra y mejoría en cuanto a las relaciones entre vaisnavas, comprendiendo el valor del servicio devocional sin intereses o motivaciones materiales-personales. Se debe trabajar ahora amorosamente con respeto; sin envidia, competencia inmadura, odio, resentimientos del pasado, política, exclusión; valorando y aprovechando las capacidades de todos los miembros del yatra. Ofreciendo espacio y oportunidad para que todos presten servicio a Srila Prabhupada; no permitiendo que el lamentable pasado se repita.

Costa Rica ofrece grandes facilidades para el desarrollo de la prédica de conciencia de Krishna que los otros países de Centroamérica no cumplen; el elevado grado académico, cultural y de sofisticación de sus habitantes; estabilidad económica; unido al ambiente pacífico y el prodigio del clima, hermosa naturaleza, etc.; pueden ser factores que bien utilizados permitirán que al igual que en los inicios de los años setentas se ubique de nuevo como el país líder de la conciencia de Krishna en la región y un importante oasis espiritual para Latinoamérica y el mundo. Es un atractivo desafío que invita a ser cumplido por los genuinos seguidores de Srila Prabhupada.

Esperamos que todo este episodio permita a los involucrados y observadores madurar más en la vida espiritual y tomar un aprendizaje positivo.

Vaisnava dasanudas,

Govardhandhari das

Sri Vrndavan-dham

No hay comentarios: