sábado, 2 de febrero de 2008

Sat-tila Ekadasi (Sàbado 2 de Feb. 2008)





Enviado por Jagad Bandhu Prabhu GPS

Dalbhya Rsi dijo a Pulastya Muni, “Cuando el alma espiritual entra en contacto con la energía material, de inmediato comienza a realizar actividades pecaminosas, como ser robar, matar y el sexo ilícito. Puede que incluso realice muchos otros actos terribles, tales como matar a un brahmana. Oh la más pura de las personalidades, por favor dime como pueden escapar estas almas desafortunadas del castigo de ser enviadas a las regiones infernales de la creación. Ten la amabilidad de informarme de que manera, dando incluso un poco de caridad, uno puede fácilmente liberarse de sus pecados”.
Pulastya Muni replicó, “Oh afortunado, me has hecho una buena pregunta confidencial, la cual ni siquiera Brahma, Visnu, Siva o Indra han hecho jamás. Por favor escucha muy atentamente mi respuesta.
Con la llegada del mes de Magha (Enero-Febrero), uno debe bañarse, controlar cuidadosamente sus sentidos abandonando la lujuria, la ira, el orgullo, los celos, el hallar defectos en los demás y la codicia, y meditar en la Suprema Personalidad de Dios, el Señor Sri Krsna. Luego uno debe juntar un poco de estiércol de vaca antes de que toque el suelo y, tras mezclarlo con semillas de sésamo y algodón, formar 108 bolitas. Esto debe hacerse el día en que la constelación de Purvasadha-naksatra llegue. Seguidamente, se deben acatar las reglas y regulaciones de Ekadasi, las cuales te explicaré ahora.
Después de bañarse, la persona que intente observar Ekadasi, debe adorar al Señor Supremo. Mientras ora al Señor Krsna cantando Su nombre, debe prometer observar el ayuno Ekadasi. Debe quedarse despierto toda la noche y realizar un homa. Seguidamente el devoto debe realizar el arati del Señor, quien sostiene una caracola, un disco, una maza y demás en Sus manos, ofreciéndole pasta de madera de sándalo, incienso, alcanfor, una lamparilla brillante de ghi y deliciosas preparaciones de comidas. Tras ello, el devoto debe ofrecer las 108 bolitas de estiércol de vaca, las semillas de sésamo y el algodón al fuego sagrado, mientras canta los santos nombre del Señor Supremo Krsna. Durante todo el día y toda la noche, debe observar también el ayuno Ekadasi normativo, el cual en este caso es ayuno de todos los granos y garbanzos. En esta ocasión, se debe ofrecer al Señor calabaza, coco y guava. Si estos artículos no estuvieran disponibles, la nuez de betel puede ser un sustituto.
El devoto debe orar al Señor Janardana, el benefactor de todos los seres, de esta forma: “Oh Señor Sri Krsna, Tú eres la sumamente misericordiosa Personalidad de Dios y el liberador de todas las almas caídas. Oh Señor, hemos caído al océano de la existencia material. Por favor, se amable con nosotros. Oh Divinidad de ojos de loto, por favor acepta nuestras más humildes y afectuosas reverencias. Oh protector del mundo, Te ofrecemos nuestros respetos una y otra vez. Oh Espíritu Supremo, Oh Uno Supremo, Oh fuente de todos nuestros antepasados, que Tú y Tu eterna consorte Srimati Laksmi-devi acepten por favor estas humildes ofrendas’.
El devoto debe seguidamente tratar de complacer a un brahmana calificado con una cálida bienvenida, un pote lleno de agua, un parasol, un par de zapatos y ropas, solicitándole a la vez que dispense sus bendiciones, por las cuales uno pueda desarrollar amor puro por Krsna. De acuerdo a la capacidad individual, también se puede donar una vaca negra a dicho brahmana, particularmente a uno que esté bien versado en todos los mandatos de las Escrituras Védicas. Asimismo, ofrecerle un pote lleno de semillas de sésamo.
Oh exaltado Dalbhya Muni, las semillas negras de sésamo son especialmente adecuadas para la adoración formal y los sacrificios de fuego, mientras que las semillas marrones de sésamo, están creadas para ser ingeridas por un brahmana calificado. Quien pueda implementar que ambas clases de semillas de sésamo sean donadas en este sagrado Sat-tila Ekadasi, será promovido a los planetas celestiales por tantos miles de años como cantidad de semillas producidas en caso que fueran plantadas en tierra y desarrolladas hasta convertirse en plantas portadoras de semillas.
En este Ekadasi, la persona fiel ha de bañarse en agua mezclada con semillas de sésamo, restregar pasta de semilla de sésamo por su cuerpo, ofrecer semillas de sésamo en sacrificio, comer semillas de sésamo, dar semillas de sésamo en caridad y aceptar donaciones en caridad de las mismas. Estas son las seis (sat) maneras en que las semillas de sésamo (tila) son empleadas para la purificación espiritual en este Ekadasi. Por consiguiente, se lo llama Sat-tila Ekadasi.
El gran Devarsi Naradaji una vez preguntó a la Suprema Personalidad de Dios Sri Krsna, ‘Oh Señor de poderosos brazos, Oh Tú que eres tan afectuoso con Tus devotos amorosos, por favor acepta mis más humildes reverencias. Oh Yadava, ten la amabilidad de referirme el resultado que se obtiene por observar Sat-tila Ekadasi’.
El Señor Sri Krsna replicó, ‘Oh el mejor de los nacidos dos veces, te narraré un incidente del cual fui testigo personal. Hace mucho vivía en la Tierra una anciana brahmani que Me adoraba cada día con los sentidos controlados. Ella observaba muy fielmente un ayuno, especialmente en los días que Me honraban, y Me servía con devoción plena, desprovista de todo motivo personal. Su riguroso ayuno la debilitó y adelgazó bastante. Ella daba caridad a los brahmanas y doncellas jóvenes e incluso planeaba entregar su casa en caridad. Oh el mejor de los brahmanas, aunque esta mujer tan espiritual entregaba donaciones caritativas a la gente digna, el rasgo notable de su austeridad es que ella nunca dio comida a los brahmanas o semidioses.
Comencé a reflexionar en esta curiosa omisión: ‘Esta buena mujer se ha purificado a sí misma por ayunar en todas las ocasiones auspiciosas y por ofrecerme una estricta adoración devocional. En consecuencia, ella ciertamente se ha vuelto idónea para ingresar en Mi morada personal, la cual es inalcanzable a las personas ordinarias’. Entonces descendí a este planeta para examinarla, disfrazándome de seguidor del Señor Siva, con una guirnalda de calaveras enrolladas alrededor de mi cuello y un cántaro de mendigo en Mi mano.
Al acercarme, ella Me dijo, ‘Oh respetable, dime ciertamente porqué has acudido a mí’.
Yo repliqué, ‘Oh hermosa, he venido a conseguir algunas donaciones sagradas de ti’ – cuando ella lanzó enojada un montón de barro en Mi cántaro de mendigo! Oh Narada, simplemente Me di vuelta y regresé a Mi morada personal, atónito ante esta mezcla peculiar de gran generosidad y mezquindad por parte de la buena brahmini.
Al final, esta austera dama llegó al mundo espiritual en su propio cuerpo, tan grandes fueron sus esfuerzos en el ayuno y la caridad. Y dado que ella ciertamente Me ofreció un montón de barro, Yo transformé ese barro en un hermoso hogar. Sin embargo, Oh Naradaji, esta casa particular carecía por completo de todo grano comestible, así como de mobiliario o adornos, y cuando ella entró, solo halló una estructura vacía. Ella entonces se Me acercó y dijo muy enojada, ‘He ayunado reiteradamente, en tantas ocasiones auspiciosas, debilitando y adelgazando mi cuerpo; Te he adorado y orado a Ti de tantas maneras distintas, pues Tú eres verdaderamente el amo y protector de todos los universos. Empero, pese a todo eso, no hay riqueza ni comida a la vista en mi nuevo hogar. Oh Janardana, ¿por qué?
Yo repliqué, ‘Por favor, regresa a tu casa. En algún momento las esposas de los semidioses te visitarán por curiosidad, para ver la nueva llegada, pero no abras tu puerta hasta que te hayan descrito las glorias e importancia de Sat-tila Ekadasi.
Al oírlo, ella volvió a la casa. Eventualmente arribaron las esposas de los semidioses y dijeron al unísono, ‘Oh hermosa, hemos venido a tener tu darsana. Oh auspiciosa, por favor abre tu puerta y permite que te veamos’.
La dama replicó, ‘Oh muy queridas, si quieren que abra esta puerta, tendrán que describirme el mérito que uno obtiene por observar el sagrado ayuno de Sat-tila Ekadasi’. Ninguna de las esposas respondió.
Más tarde, sin embargo, ellas volvieron a la casa y una de las esposas explicó bellamente la naturaleza sublime de este Ekadasi sagrado. Y cuando la dama finalmente abrió la puerta, ellas vieron que no era ni una semidiosa, ni Gandharvi, demonia ni siquiera una Naga-patni. Ella era simplemente una dama ordinaria.
A partir de entonces, la dama observó Sat-tila Ekadasi, el cual concede disfrute material y liberación al mismo tiempo, como se lo habían descrito. Y finalmente recibió los hermosos muebles y granos que había esperado para su hogar. Además, su una vez cuerpo material ordinario se transformó en una hermosa forma espiritual de bella tez. Así pues, por la gracia y misericordia de Sat-tila Ekadasi, tanto la dama como su nuevo hogar en el mundo espiritual, finalmente fueron espléndidos y brillantes, con oro, plata, joyas y diamantes.
Oh Naradaji, una persona no debe observar premeditadamente Ekadasi en mérito a la codicia, con la esperanza de obtener riquezas deshonestamente. Debe simplemente donar desinteresadamente semillas de sésamo, ropas y comida de acuerdo a su capacidad, pues por así hacerlo, obtendrá buena salud y conciencia espiritual exaltada, nacimiento tras nacimiento. (2). En definitiva, la liberación y admisión en la morada suprema del Señor serán suyas para disfrutar. Esa es mi opinión, oh el mejor de los semidioses’.
“Oh Dalbhya Muni” –concluyó Pulastya Rsi- “aquel que observe apropiadamente el maravilloso Sat-tila Ekadasi, con gran fe, se libera de toda clase de pobreza, espiritual, mental, material, social e intelectual, así como de toda clase de mala fortuna y designios malignos. Ciertamente, siguiendo este ayuno Ekadasi donando, sacrificando o comiendo semillas de sésamo, libera de todo el pecado del pasado, sin duda. No hace falta preguntarse cómo sucede esto. El alma rara que realice con propiedad estos actos de caridad con el humor devocional correcto, acatando los mandatos Védicos, se librará por completo de todas las reacciones pecaminosas e irá de vuelta con Dios, de vuelta al hogar en el mundo espiritual”.
Así termina la narración de las glorias de Magha-krsna Ekadasi o Sat-tila Ekadasi, del Bhavisya-uttara Purana.

Notas
1. Aunque en el mundo espiritual la ira y el deseo material se hallan completamente ausentes, Sri Krsna dispuso que la dama exhibiera estas cualidades de modo que las glorias de Sat-tila Ekadasi fueran reveladas.
2. Para un Vaisnava, caridad significa dar conciencia de Krsna, especialmente el canto del mantra Hare Krsna. Como dijera Sri Caitanya Mahaprabhu, eka bar to mukhe hari bol bhai...ei matra bhiksa cai: “Oh hermano, por favor canta Hare Krsna tan solo una vez...Eso es lo único que te pido”. Si un devoto jefe de familia puede solventarlo, debe dar algunas semillas de sésamo, ropas o alimento en caridad a una persona digna, pero esto no es obligatorio