sábado, 22 de diciembre de 2007

SIMILITUDES ENTRE EL NACIMIENTO DE KRSNA Y JESUS.

Cerca de la navidad, pensé en el Niño que hacía cerca de 2 000 años había nacido en un pesebre, porque todas las casas y posadas de Belén estaban llenas de huéspedes. Humilde y temerosamente, José y María se inclinan sobre el Niño recién nacido. Las palabras del ángel quedaron impresas en el corazón de la divina madre. Los animales del establo respiraban tranquilamente al lado de la humilde cuna del niño. Casi nadie en el mundo sabía que al fin el tan deseado hijo de Dios había llegado a la tierra. Solamente unos cuantos pastores, conducidos por voces divinas, fueron a adorar al Niño. Y tres magos de Oriente le trajeron regalos.

Yo reflexionaba sobre los particulares de la sagrada historia, que es conocida por todos nosotros. Pero, también, pensé en otro Niño sagrado que nació en la India tres mil años antes. Aquel Niño, también, llegó al mundo en una noche obscura, y el escenario de su venida es aún más lamentable que el establo de Belén. El Niño Krishna nació en una cárcel. Su padre y Su madre estaban encadenados en la pared de la prisión, cargados de pesados hierros. Un rey malvado llamado Kamsa, que se parecía al siniestro rey de los judíos, Herodes, gobernaba sobre la Tierra en aquellos tiempos. Había matado a todos los hermanos de Krishna, porque había sido profetizado que un hijo de estos padres un día lo destronaría y lo mataría.

El Bhagavatam dice que Vasudeva, padre de Krishna, recibió al Niño Divino primeramente en su espíritu. Luego transmitió el divino ser al espíritu de su joven esposa Devaki. Mientras ella llevaba el niño sagrado, un esplendor que iluminaba toda la casa la rodeaba, y el rey endemoniado fue sobrecogido de terror. Cuando el Niño nació, tanto el padre como la madre reconocieron petrificados la majestad de la criatura, y se postraron de rodillas ante Él, cantando himnos en Su alabanza. Pero aunque Devaki, la joven madre, sabía muy bien que el eterno Dios todopoderoso estaba encarnado en su hijo, su corazón de madre estaba lleno de temores. Llena de zozobra suplicó al recién nacido: “Oculta Tu divina majestad para que el terrible rey no pueda verte”.

Krishna obedeció a Su afligida madre y ocultó Su majestad. Entonces asumió la figura de un pobre ser humano. Mientras la madre cansada permanecía rendida por el sueño, el padre cogió al niño en sus brazos, por orden de Krishna. Sus cadenas desaparecieron. Las puertas de la cárcel se abrieron delante de él. Vasudeva pasó por entre los guardas dormidos, y desapareció en la obscura noche llevando el Niño en brazos. El río Yamuna se interponía en su camino. Pero su corazón le decía cual camino debía tomar. Las aguas del río se apartaron, para que él pudiera pasar entre las murallas de aguas inquietas. Ileso, alcanzó la orilla opuesta y continuó su camino hacia la comarca pastoral de Vraja, llevando aún el Niño consigo. Aquí también todo el mundo dormía. Los animales dormían, la gente dormía. El rey pastor, Nanda, dormía en su casa. La reina pastora, Yasoda, dormía. Acababa de dar a luz a una niña, pero se hallaba en un estado hipnótico y no sabía aún si había dado nacimiento a un niño o a una niña.

Cuidadosamente, Vasudeva entró y puso a su hijo, Krishna, en el regazo de la reina, y cogió la niña de los pastores en sus brazos. Volvió por el mismo camino que había venido, y puso la niña en los brazos de su dormida esposa. Las puertas de la cárcel se cerraron una vez más tras él. La criatura empezó a llorar. Los guardias se despertaron y, estupefactos, echaron a correr para comunicar al rey las noticias que él esperaba con temor, año tras año.

Poseído de una siniestra determinación, el Rey Kamsa corrió a la prisión, cogió al recién nacido por los pies y lo arrojó contra la pared con el fin de estrellarlo. Pero la criatura se desvaneció en humo. Y de todos los rincones de la Tierra, a través de la encantada noche, una risa llegaba hasta los oídos del Rey Kamsa. Y con la risa las palabras: “¡Pobre desgraciado! ¡Creías que podías matarme! Yo soy Maya. Y esto ha ocurrido según la voluntad de Dios. Krishna está a salvo. Ay de ti, rey Kamsa. No te escaparás de la destrucción”.

A esta altura las dos historias quedan entrelazadas. Amedrentados por la cólera del rey Herodes, quien ordenó que todos los recién nacidos en Belén fuesen asesinados, María y José huyeron con su hijo a Egipto. Jesús estaba salvo. El niño fue llevado al templo de Dios, y el viejo Simeón reconoció al prometido Mesías. Lo cogió en sus brazos y gritó alegremente:
- Señor, permite que Tu criado continúe en paz…, pues mis ojos han contemplado Tu esplendor.

Krishna creció a salvo de todo peligro en la tierra de los pastores, aunque Kamsa envió sus temibles demonios a través del río para destruirlo. Tan pronto como Krishna los tocaba, sus terribles cuerpos caían muertos. Pero al mismo tiempo estas terribles criaturas eran salvadas por su contacto con Krishna, cuando Él las tocaba con Su mano, Sus piececitos o Su boca infantil. Ante los ojos de todos ellos entraban en Su divina luz.

¿Será la navidad? ¿los villancicos o el nacimiento en casa?, que hacen que uno recuerde a los enviados de Krsna que descendieron a la tierra, uno tras otro, parecen ser diferentes. Brillando con diferente esplendor y diferente fuerza. Y sin embargo, en realidad no son diferentes. Todos son revelaciones del Único. Todos proceden de el mismo divino Ser original, Krsna.

Asadharana dasi. (B.T.S)
México df.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tantas similitudes no pueden ser casualidad. De hecho, como estudioso que soy de los Libros Apocrifos Cristianos (y Gnosticos egipcios y siriacos, en versiones traducidas por los editores, claro) deseo comunicar al autor de este interesantisimo articulo que ademas de las que el acota, he llegado a contar hasta veinte (20) similitudes mas. Pueden haber varias razones. Los primeros Padres Latinos Orientales (bizantinos) de la Iglesia decian que eso se llama una "Prefiguracion", o sea que el Padre Eterno permitia caracteristicas que iban a ser las de Cristo en el futuro, que fueran surgiendo entre las vidas de los Grandes Hombres Justos y Heroes mas eticos y morales del paganismo para que cuando a sus seguidores les llegara el Evangelio, su enseñanza se viese facilitada en que los paganos vieran en Jesus un retorno ya profetizado por sus propios sabios del Heroe o Justo (Avatar) al que ellos veneraban ya de antiguo, algo asi como un "trailer cinematografico" de lo por venir con Cristo. Admito que tiene logica. Robert Frazer, Robert Graves y otros mitografos racionalistas (pero no materialistas) consideran que un mismo o parecido nivel de conciencia elevada, si es muy por encima de lo normalmente humano, o si es sobrehumana, solamente puede darse como algo corporificable bajo circunstancias y dramas muy especificos, que son como una publicidad, para el que sabe ver, de a Quien debe seguir en su epoca y espacio. Como si fuesen iconos sagrados de ciertos programas de Computadora Biologica llamados Vidas de Santos y Avatares, marcas de su contenido, o de nobleza, que dirian los budistas. Si todos estos Avatares (y son mas de dos, pasan de siete) entre quienes hay tantas semejantes coincidencias son Seres de Vaikuntha, puede que sus similitudes se deban a que como irrumpen en este mundo ilusorio en medio de una descarga masiva de energia, materia y tiempo verdaderos, eternos, de la Realidad Trascendental, las similitudes son las reacciones a la recepcion intrusiva en nuestra naturaleza planetaria Patala-Maya, como la respuesta de la atmosfera de nesciencia que ellos invaden: Ondas que arroja de si una piedra o semilla lanzada a un estanque. Pero la Vida de Krsna en muchas versiones diferentes, vaisnavas o no, sin duda se encontraba en la Biblioteca de Alejandria de los tiempos paulinos y apostolicos. Como nadie tomo debida nota historica y metodica de los dichos y hechos de Jesus cuando niño, porque parecia un niño aldeano mas que ni milagros hacia (no aun), cuando por su Pasion y Muerte, y por los rumores de su Resurreccion (si es que fue tal) fue tomando fama entre las masas como personaje sagrado, tuvieron el problema los Apostoles de que no habia mucho que decir, o ellos no sabian ni recordaban mucho que fuera interesante de su Infancia. Pero como ya habian estado en India varios de ellos (Tomas el primero) y sabian que las enseñanzas de Krsna coincidian con las de Cristo, y habian visto lo poderoso que era en numero de seguidores el Krsnaismo ....simplemente copiaron el nacimiento de Krsna y toda su infancia, y partes llamativas de Su Vida, y se la sobre-impusieron a la de Cristo. Propongo, para mejores informaciones, seguir buscando nuevos apocrifos, esta vez Coptos, Karaitas y Musulmanes, en todas las bibliotecas religiosas acreditadas y antiguas fuera del ambito judio, tales como las samaritanas, las ortodoxas griegas, rusas, de los mekhitaritas, catolicos malabares etc. y muy especialmente las del Monte Athos en Grecia, y las de los monasterios monofisitas en Egipto, que nos van a arrojar muchas sorpresas fiables. Atentamente: Max Brannon, periodista de lo Alternativo y Paranormal, San Salvador, El Salvador.